Servicios Miniondas/FarándulaUSA

«Si Trump no hubiera heredado 200 millones, vendería relojes». “Estamos construyendo un nuevo Partido Republicano”, Donald Trump

Marcos Rubio y Ted Cruz se ubican como los oponentes a vencer por Trump

TELEMUNDO EVENTS — Pictured: A sign pictured at the Republican Presidential Primary Debate at University of Houston on February 25, 2016 — (Photo by: Bob Levey/Telemundo)

El cubano-americano Senador de Florida, Marco Rubio, entró a la contraofensiva en el décimo debate convirtiéndose en el interlocutor del multimillonario Donald Trump, quien por meses mantenía un soliloquio dentro del Partido Republicano que ha transformado la retórica y las nociones básicas del partido conservador acerca del establishment político, de cara a las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

La noche fue intensa. Inmigración fue el tema estrella pero los pretendientes a la nominación republicana chocaron en otros como sanidad, libertad religiosa, TTP… Sorprendente fue el análisis de Trump sobre los dictadores Sadam Husein y Muhamed Gadafi, fieros enemigos de las anteriores administraciones republicanas, al declarar que ambos debían de haber seguido en el poder y no ser derribados.

No era casualidad que el debate de la noche de jueves se celebrase en Texas, en Houston, la ciudad más grande del Estado más grande que celebra primarias la semana que viene en el conocido como supermartes. Ese día están en juego más delegados que en ninguno otro del año, cerca de 600, casi la mitad de los que son necesarios para ganar la nominación republicana, siendo la cifra mágica 1.237. Texas es la joya de la corona del supermartes. Y como aperitivo no defraudó.

La línea de fuego fue intensa pero estaba circunscrita al triángulo Trump-Rubio-Cruz. Tanto que el superviviente por al menos todavía unos días, el neurocirujano Ben Carson,