MEXICO POR FIN APUNTA HACIA EL MUNDIAL

|Redacción MIniondas

Lo que no pudo hacer en toda la eliminatoria de la Concacaf con equipos mucho más fuertes, México por fin lo logra ante una Nueva Zelanda sin ideas ni futbol, que llegó al estadio Azteca a meter 11 jugadores en su terreno de juego y ver si asi podía sacar un buen resultado, pero que al final de los primeros 90 minutos de la serie de repechaje, están casi eliminados.

EL FACTOR CLAVE
Oribe Peralta tiene a México con un pie y medio en el Mundial de Brasil 2014. Con sus dos goles y su actuación, el delantero coahuilense se convirtió en la figura del equipo mexicano que llenó de goles las maletas de los neozelandeses de cara a la vuelta del repechaje intercontinental.

Peralta se retrató al minuto 48 y al 79, ambos tras un pase de Miguel Layún, ante la portería defendida por Glen Moss y con ello catapultó aún más las aspiraciones del cuadro dirigido por Miguel Herrera que ya llevaba ventaja gracias a los goles de los americanistas Paúl Aguilar y Raul Jiménez.

Oribe pudo anotar quizá un gol más, pero de cualquier forma fue siempre esencial en el ataque de los mexicanos pues dejó espacios para que Raúl Jiménez pudiera desmarcarse y que llegarán por atrás Carlos Peña y Luis Montes, los volantes esmeraldas que hicieron de las suyas en el Azteca.

Oribe comprobó pasar por un excelente momento y ser el mejor delantero mexicano, por encima incluso de algunos ‘europeos’, a quienes no llamó Miguel Herrera al darle toda la responsabilidad al “Hermoso”, antes conocido como “Cepillo”.

VIAJAN A NZ
Tras la goleada que le propinó a la Selección de Nueva Zelanda en el estadio Azteca, México emprendió un largo viaje rumbo a Oceanía.

La despedida para el equipo que dirige Miguel el Piojo Herrera fue muy grata, ya que familia- res y amigos estuvieron en el aeropuerto Benito Juárez para desearles una buenos travesía.

México hace dos escalas antes de su destino final. Viajó esta noche a Los Ángeles. Dos horas permanecerá el grupo en Estados Unidos, para luego tomar otro vuelo a Sydney, Australia.

TIENEN ESPERANZA
Por su parte los neozelandeses afirmaron que a pesar del marcador en contra, ellos saben que en casa todo será diferente y que aún sueñan con el mundial, definiéndose todo el próximo miércoles.