¡Hola sobrinos! Muchas gracias por sus comentarios, yo les presto atención a todo lo que ustedes me dicen. Gracias por su confianza y por compartir conmigo aspectos de su vida. ¡Sigan en contacto conmigo! Hoy llega María y nos platica muy apesadumbrada su historia. Resulta que su hijo de 20 años, Antonio, llegó un día y le dijo que su novia Teresa, de 20 años también, estaba embarazada. A María y a su esposo Fernando se les vino el mundo encima porque cuando ellos justo pensaban que ya sus hijos estaban creciendo y ya iban a tener más tiempo para ellos, todo cambió.

 

Para María y su esposo la familia es lo más importante y decidieron apoyar a Antonio y a Teresa teniéndolos en su casa. La cosa es que ya pasaron 2 años desde que nació el bebé y a ellos se les ve muy tranquilos y con nada de ganas de irse. Los esposos están en una controversia porque no quieren que ellos se vayan y claro que ya se enamoraron del bebé pero también entienden que Antonio y Teresa tienen que hacer su vida, tienen que volar. No quieren hacerlos comodinos y que sientan que ya tienen todo resuelto.

 

María dice que no sabe como manejar esto de modo que sea bueno y saludable para todos. Su esposo es de la idea de que ya los apoyaron el tiempo suficiente pero ella cree que quizá un poco más tiempo está bien para que los muchachos sigan trabajando y puedan, además, retomar sus estudios. La cuestión es que no sabe cómo plantearles lo que piensan sin que se lo tomen a mal y crean que los quieren solamente afuera de la casa, pero que vayan contemplando que tiene que ir planeando como le van a hacer el día que sea conveniente que se vayan.

 

Quiero decirte María que es de celebrarse que dentro de todas las circunstancias, realmente se estén anticipando y estén contemplando tener un plan y no que las cosas se precipiten por su propio peso. Es importante que no pierdan de vista que ustedes siguen al frente de la casa y ustedes son la máxima autoridad y que en la medida que ellos participen en las labores de la casa y aporten económicamente pueden tener voz y voto; de esa manera si ellos están conscientes de que tienen que seguir siempre cumpliendo con sus obligaciones, se les puede seguir apoyando.

Por otro lado María, tú mencionaste un punto muy importante y es la escuela. Yo creo que ya es tiempo de que se sienten a platicar con Antonio y con Teresa acerca de lo que ellos quieren hacer respecto a su preparación académica y a lo que esperan de ustedes. A veces damos las cosas por hecho sin hablar nada. Ustedes tienen que saber lo que ellos están pensando y planeando.

 

Por último es necesario que tu esposo y tú tengan un plan de vida para que puedan ayudarles a elaborar su propio plan de vida a los muchachos, ya que a ustedes les afecta directamente. Con sus ideas ya en orden pueden tener una conversación constructiva con Antonio y Teresa, de preferencia fuera de casa. De no ser así, en lugar de hacerles un bien a la larga terminarán por hacerles un mal y esto les va a caer a ustedes de rebote.

 

¿Tienes uno hijo o una hija en esta circunstancia? ¡Platícanos! latialechis@miniondas.com

 

RECETA DE HOY

 

Controla el colesterol para el resto de tu vida

 Si quieres tener los niveles de colesterol malo a raya por el resto de tu vida, prepárate a tomar un jugo en ayunas que no sólo te va a nutrir sino que tambien te va a dar energía. Pon en el extractor 2 ramitas de apio, 1 rama grande de kale, ½ chayote, ½ calabaza, ¼ de manojo de perejil y ½ toronja. Sino te es posible hacer jugo, pon todo esto en la licuadora con un poco de agua y se toma sin colar. Es importante que se tome inmediatamente después de haberse hecho y que no pasen más de diez minutos, porque se empieza a hace acido y se mueren los nutrientes de la verdura.