Fue una de más de 100 acciones en todo el país

|Luis Arritola-Miniondas

“Hola, mi nombre es Erika, tengo 27 años, soy indocumentada, esposa y madre de estos dos lindos angelitos. Hace más de nueve años que no veo a mis padres, todavía recuerdo el día que vine a los Estados Unidos y les hice la promesa de pronto volver”, empezó diciendo una joven madre en compañía de su familia al dar su testimonio de inmigrante ante cientos de personas reunidas en el centro comercial Irvine Spectrum.

Irvine fue una de las ciudades entre más de cien en las que se realizaron acciones multitudinarias durante el sábado 5 de octubre, Día de Movilización Nacional por “Dignidad y Respeto” para los inmigrantes, que conmovieron a todo el país.

“Todos los días me preocupo cuando mi esposo sale a trabajar, porque la última vez que lo detuvieron por manejar sin licencia el juez le advirtió que era la última vez que lo quería ver manejando, porque si lo agarran otra vez lo van a entregar a inmigración”, continuó Erika compartiendo los miedos que como ella millones viven a diario en Estados Unidos, el país que irónicamente se hace llamar “el país de las libertades”.

“Yo he estudiado la inmigración a Estados Unidos y tengo estudios que muestran que los inmigrantes aportan y enriquecen la vida americana”, dijo Leo Chavez, profesor de UCI. Farrah, de la comunidad de negociantes y residente de Irvine, alzo su voz para que su representante John Campbell firme la ley que regularice la vida de 11 millones de personas estancadas en el limbo migratorio desde hace años, incluso décadas.

Otras voces que se unieron a la demostración multicultural, en la que marcharon juntos grupos de asiáticos, latinos y anglosajones radicados en Orange County pero provenientes de diferentes puntos del mundo , fueron dueños de pequeñas empresas y republicanos miembros de la comunidad que apoyan

Ante las miradas de sorpresa de los visitantes del mall de Irvine, el ruidoso pero bien organizado grupo pro Reforma Migratoria, se dirigió a la oficina del congresista John Campbell, que aunque su oficina permanecía cerrada “recibió el mensaje”, expresó Cliff Lee, otro miembro de la comunidad de La Naranja.

Con todo, las acciones no han concluido, pues el movimiento por una Reforma Migratoria ha declarado octubre y parte de noviembre como periodo en el que “hay que echar toda la carne al asador”, para lograr que se firme la ansiada ley migratoria.

La siguiente acción será el 18 de octubre del mediodía a las 2 de la tarde en la ciudad de Brea, en la oficina del congresista republicano Ed Royce. Interesados llamar a la oficina de OCCCO al 714-612-5028.