Las paperas son una enfermedad contagiosa causada por un virus. Las personas infectadas pueden propagar las paperas cuando respiran, tosen o estornudan. También las pueden propagar al compartir artículos, tales como vasos y cubiertos, y al tocar superficies que luego tocan otras personas. No hay tratamiento para las paperas y pueden causar problemas de salud a largo plazo. Las personas en los Estados Unidos siguen contrayendo las paperas y se siguen produciendo brotes.

Proteja a su hijo con la vacuna contra las paperas

La vacuna contra las paperas es la mejor manera de proteger a su hijo contra esta enfermedad. Por lo general se da como parte de una vacuna combinada que protege contra tres enfermedades: sarampión, paperas y rubéola (vacuna triple viral o MMR, por sus siglas en inglés). La vacuna MMR es segura y eficaz.

Los niños deben recibir 2 dosis de la vacuna MMR:

  • la primera dosis entre los 12 y 15 meses, y
  • la segunda, entre los 4 y 6 años.

El médico de su hijo puede ofrecerle también la vacuna MMRV, que es una vacuna combinada que protege contra cuatro enfermedades: sarampión, paperas, rubéola y varicela. Hable con el profesional de salud de su hijo para que lo ayude a decidir qué vacuna usar.

Aun en las comunidades de los Estados Unidos con altas tasas de vacunación se pueden producir brotes de paperas, particularmente en los entornos como las escuelas, las universidades y los campamentos, donde las personas están en contacto cercano. Sin embargo, la cobertura que proporciona la amplia vacunación limita el tamaño, la duración y la extensión de los brotes, y por esta razón es aun más importante, vacunar a su hijo según el calendario de vacunación. Infórmese más sobre las opciones de vacunación para prevenir las paperas.