Los New England Patriots, no solo ganaron el Super Bowl LI ante los Falcons por un marcador en tiempo extra de 34-28, sino que lo ganaron de una manera en que solo ellos saben y pueden, y no solamente eso sino que de paso rompieron varias marcas de la NFL, que será complicado un equipo, entrenador y un pasador puedan igualar.

Tras un regreso milagroso ante los Atlanta Falcons, los Pats empataron el marcador en los últimos minutos para enviar por primera vez un Super Bowl a tiempo y protagonizar uno los finales más intensos del Super Bowl. Después de una recepción de locura por parte Julian Edelman, el equipo de Bill Belichick empato el partido y ganó 34-28 tras ir abajo en el marcador durante gran parte del encuentro. Y es que a pesar del gran trabajo ofensivo y defensivo de los Falcons, no les fue posible mantener el ritmo y la concentración para terminar nuevamente cayendo como hace 18 años cuando perdieron en contra John Elway y los Denver Broncos en el Super Bowl XXXIII. Tanto la defensiva como la ofensiva de Atlanta se portaron a la altura del encuentro pero la experiencia y constancia de los Patriots fue más contundente en los momentos clave, en un juego que al menos al medio tiempo prometía ser una paliza por parte de Atlanta ya que el coach Dan Quinn de Falcons hizo un estupendo trabajo al mandar ofensivas sin reunión provocando confusión en la línea defensiva de los Patriots, abultando más el marcador. Matt Ryan pasador de Falcons tuvo un gran partido jugando casi perfecto pero, al final el y su ofensiva se fueron en blanco y no lograron capitalizar la ventaja que hasta los últimos minutos del tiempo reglamentario tuvieron ante los Patriots. En el tiempo extra el volado favoreció a New England que no desaprovecho y le dio el balón a James White quien tras una corrida de dos yardas sellaba el marcador, dandole la victoria a los Patriots. De nueva cuenta Tom Brady, gracias a su liderazgo y constancia se convirtió por cuarta ocasión en el jugador más valioso del Super Bowl.

Houston les sienta bien

Hace 13 años los Patriots ganaron el Super Bowl XXXVIII en este mismo lugar, el estadio NRG, pero esa vez fue ante los Carolina Panthers, de igual forma en un duelo cerrado y con un final intenso, claro no tanto como este último. Ese partido se definió con un gol de campo de los Pats para terminar con un marcador de 32-29 a su favor.

Dupla ganadora

Brady se convierte así en el QB más ganador de todos los tiempos dejando atrás a Joe Montana y sus cuatro anillos, los Pats llegan a 5 títulos e igualan a San Francisco y Dallas, y la dupla de QB-Coach, que conforman Brady-Belichick, también se convirtió en la más ganadora rompiendo el récord que ostentaban Terry Bradshaw y Chuck Noll quienes ganaron cuatro títulos con los Pittsburgh Steelers.