Washington – La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los Estados Unidos (U.S. Consumer Product Safety Commission, CPSC) advierte a los consumidores con elevadores en su hogar y a los visitantes a viviendas con elevadores que deben proteger a los niños pequeños de la muerte por aplastamiento en un espacio mortal que puede haber entre las puertas. La distancia entre la puerta o reja de la cabina interna del elevador y la puerta externa de acceso a la caja del elevador (es decir, al hueco) puede ser demasiado profunda como para proteger a los niños pequeños. Si el espacio entre la puerta externa de acceso a la caja del elevador y el punto más alejado de la puerta interior (que a menudo es una puerta acordeón) es demasiado profundo, un niño puede entrar y cerrar la puerta exterior (la de acceso a la caja del elevador) sin haber abierto la puerta interior de la cabina, y quedar atrapado entre ambas puertas, lo que produce heridas graves o la muerte cuando la cabina del ascensor se mueve. Niños, algunos de tan solo 2 años de edad y hasta de 12, han muerto aplastados en este espacio, habiendo sufrido múltiples fracturas de cráneo, fracturas de vértebras y asfixia traumática. Otros niños han sufrido lesiones horrendas y de por vida.

Los elevadores residenciales son comunes en los hogares de múltiples niveles, las casas adosadas o «townhomes», las viviendas vacacionales y de alquiler, y en viviendas que han sido convertidas en posadas u hoteles de tipo bed-and-breakfast.

Si usted tiene un elevador en su vivienda o en su propiedad alquilada para vacaciones, verifique que la distancia entre las puertas no supere las cuatro pulgadas. Si no está seguro de la medida, o si la seguridad del elevador le preocupa de cualquier otro modo, bloquee el elevador mismo en una posición no utilizable, o bloquee todas las puertas de acceso al elevador. La CPSC exhorta a los consumidores a hacer que un inspector de elevadores calificado revise su elevador para evaluar este peligroso espacio y otros riesgos de seguridad potenciales, con una inspección ajustada a la última norma ASME A17.1, Código de Seguridad para Elevadores y Escaleras Eléctricas. Los espacios peligrosos pueden hacerse más seguros colocando un dispositivo de protección al dorso de la puerta exterior (es decir, la de acceso a la caja del elevador) o instalando un dispositivo de monitoreo electrónico que desactive el elevador cuando se detecta la presencia de un niño en el espacio entre puertas. La CPSC también exhorta a los consumidores a contactar al fabricante de su elevador o a un instalador de elevadores para obtener estos dispositivos de seguridad cruciales para tratar este riesgo oculto. Los instaladores de elevadores no deben permitir jamás la existencia de un espacio de más de cuatro pulgadas de profundidad en el ingreso a un elevador.

La CPSC continuará su investigación sobre la seguridad de los elevadores residenciales, y aconseja a los consumidores que notifiquen cualquier incidente que involucre a elevadores residenciales a: www.SaferProducts.gov.

Fuente: CPSC – COnsumer product Safety Commission