Para algunos esta época es sinónimo de vacaciones y relajación, para otros, equivale a meditación y recogimiento. La celebración de la Semana Santa, además de ser una gran tradición, tiene un significado: conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Cada año sucede entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Históricamente, ¿desde cuándo se ha celebrado la Semana Santa?

Los hechos que se evocan ocurrieron en el año 33 d.C. Posterior a ellos, se inició la persecución al cristianismo. Desde entonces, los cristianos de aquellos tiempos celebraban la redención de Cristo en catacumbas, escondidos.

En el 325 d.C. se celebró el Concilio de Nicea, el primer concilio universal de la Iglesia católica. En un panorama favorecedor para los fieles, en el cual ya contaban con libertad para poder reunirse públicamente, se ratificó el credo y se estableció que la Pascua se celebraría el primer domingo posterior a la primera luna llena de primavera.

Mucho más adelante, con el decreto papal Máxima Redeptionis, promulgado en 1955, el papa Pío XII estructuró la liturgia de la semana como la conocemos hoy en día.

¿Por qué se le dice Semana Mayor?

La Iglesia católica cuenta con su propio calendario, denominado año litúrgico. La Semana Santa es conocida como Semana Mayor debido a que es la época que cuenta con actividad más intensa dentro de la Iglesia y la que más carga de contenidos significativos presenta dentro del año. Sumado a lo anterior, en ella se recuerda la última semana de Jesucristo en la tierra.

¿Qué significa cada día de la semana?

1) Inicio de la Semana Santa: Domingo de Ramos

Este día se celebra la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Montado sobre un asno, ingresó al pueblo en medio de una calle de honor mientras las personas lo alababan y lo proclamaban como rey, como el hijo de David. Algunos cortaban ramas de árboles y las colocaban sobre el suelo por donde pasaría. Ello, debido a que creían en Él, en su palabra, hechos y milagros.

Por esto, se realiza la bendición de los ramos que los fieles llevan a la Iglesia para recordar el camino que recorrieron Jesús y sus apóstoles desde el Monte de los Olivos hasta la puerta de Jerusalén. La comunidad va en procesión hasta llegar al templo, que representa la ciudad a donde arribó Jesús, para celebrar la eucaristía. En esta, los textos se orientan a revivir la pasión y muerte de Cristo.

2) Los 3 primeros días de la semana

Lunes Santo. Jesús, luego de haber sido recibido entre alabanzas el Domingo de Ramos, se retiró a Betania donde fue acogido por Lázaro, Martha y María. Aquí, María Magdalena enjugó sus pies con perfumes.

En este día también se recuerdan 2 anécdotas bastantes populares de la vida de Cristo: el reconocimiento a la ofrenda en el Templo de la mujer viuda y la expulsión de los comerciantes de la casa de Dios.

Martes Santo. Fue el día en que el sanedrín se reunió para organizar la captura del Nazareno, donde le ofrecieron a Judas Iscariote 30 monedas de plata a cambio de su colaboración para atrapar al Mesías. Jesús advirtió de manera privada a sus apóstoles de la traición de Judas y de las negaciones de Pedro.

Miércoles Santo. Es el final de la Cuaresma y el inicio de la pascua. Judas se reunió con el Sanedrín y formalizó la oferta que le habían realizado para que entregara a Jesús.

3) Triduo pascual

Jueves Santo, lavatorio de pies e institución de la Eucaristía. En el Jueves Santo se celebran 3 grandes misterios: la institución de la eucaristía, la creación del sacerdocio y el sacramento de la caridad. El día de la pascua judía (festejo de la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud de Egipto), Jesús compartió la Última Cena con sus apóstoles.

En medio de la fiesta, Jesús señaló nuevamente que uno de los 12 lo traicionaría. Les lavó los pies, humillándose a sí mismo para inculcarles el mandamiento del amor al prójimo. Luego, fundó la eucaristía al hacer la partición del pan (su cuerpo) y la repartición del vino (su sangre), siendo esta la primera misa celebrada en la historia.

Finalmente, se dirigió hacia el Huerto de Getsemaní a orar, donde sería arrestado tiempo después. Es lo que se conoce como la agonía en el Monte de los Olivos.

Tradicionalmente, en las parroquias se realiza una celebración litúrgica que abarca todos estos momentos. Lavatorio de pies, donde participa la comunidad; se lee lo sucedido en la Última Cena; se levantan los monumentos, altares en donde se guardan las hostias consagradas durante la eucaristía; hay hora santa y los fieles pueden realizar la popular ‘visita al monumento’, donde -valga la redundancia- se visitan 7 monumentos distintos, haciendo oración en cada uno de ellos. No se vuelve a celebrar misa hasta el sábado en la noche.

Viernes Santo, pasión y muerte de Jesús. Jesús fue arrestado en la madrugada y presentado ante varios tribunales dirigidos por Anás, Caifás, Pilatos y Herodes. El único que lo encontró inocente fue Pilatos, pero por la presión popular, decidió someterlo a la democracia y el pueblo decidió dejar libre a Barrabas, un ladrón, y que a Jesús lo crucificaran.

Paralelamente a estos acontecimientos, Pedro negó a su Maestro 3 veces y Judas, al oír la condena, se arrepintió. Luego de devolver las monedas, terminó con su vida ahorcándose.

Abstinencia y ayuno son la regla de este día. En la mañana, se hace el viacrucis para meditar lo que tuvo que sufrir Jesús por el pecado de la humanidad y así acompañarlo en todos sus padecimientos.

A las 3 de la tarde, se lleva a cabo la acción litúrgica relacionada a la pasión y muerte del Señor junto con la adoración a la Santa Cruz. Al finalizar el día, se efectúa el sermón de las 7 palabras, donde se analizan las últimas palabras de Cristo antes de morir.

Sábado Santo, vigilia pascual. Es el día más grande dentro de la Semana Santa. En la mañana suele hacerse un homenaje a la Virgen María, la madre de Dios, con el fin de unirse en su dolor por la pérdida de su Hijo.

En la noche se ejecuta la vigilia pascual, en la que se espera la resurrección de Jesucristo. “Esta es la noche, en que Cristo ha vencido la muerte, y del infierno retorna victorioso”, es un canto que se escucha dentro de la ceremonia donde se recuerda el triunfo de Cristo. Se bendicen el fuego, el cirio pascual (que simboliza a Jesús muerto y resucitado) y el agua. Adicionalmente, se canta el Gloria en señal de gozo y júbilo.

4) Domingo de resurrección

Al ir a buscar el cuerpo de Jesús en el sepulcro, 3 mujeres encontraron que ya no estaba. Como lo había dicho, Cristo volvió de la muerte y se apareció a sus seguidores. Y, luego de compartir con ellos, ascendió al cielo frente a sus ojos.

La celebración gira en torno a que Cristo sigue vivo. Se hace la procesión con el Jesús resucitado en medio de un gran regocijo. Incluso, la Iglesia amplía este ambiente festivo durante toda una semana. Es lo que se conoce como la octava de Pascua, 8 días en los que se recuerdan las experiencias que tuvieron los apóstoles con Jesucristo resucitado.

Fuente: Semana.com / Imagen: Pixabay.com