Silla de ruedas devuelven movilidad y libertad

Regalo que les cambia la vida

Luis ArritolaMiniondas

Antonia Palacios, de 68 años de edad y con una dolencia crónica en la espalda baja “porque estoy enferma del nervio ciático”, dejó a un lado su silla de ruedas más sencilla y viejita, para estrenar una completamente nueva durante el evento en honor al Día Internacional de la Silla de Ruedas, en el que recibió una silla donada por UnitedHealthcare como parte de una donación de 10 sillas a pacientes de la Clínica gratuita Lestonnac, en la ciudad de Orange.

Antonio Alcalá de 53 años, y Angel Galicia de 65, también se llevaron una silla de ruedas en donación: “Tuve un accidente laboral hace unas semanas, y aunque me dicen que no me encuentran nada no puedo caminar, me voy de lado”, dijo Alcalá a Miniondas, trabajador y residente de la ciudad de Anaheim a quien el accidente lo ha dejado impedido de caminar con normalidad.

Otras personas que habrían de recibir una silla de ruedas en regalo por el Día Internacional de la Silla de Ruedas, no pudieron presentarse debido a las tormentas de lluvia que azotaron al sur de California el pasado fin de semana. Belisario García, cuya esposa tiene problemas para caminar, se presentó a recibir la silla de ruedas a nombre de Elizabeth Espinosa.

“La diferencia entre tener o no tener una silla de ruedas es total, pues una silla de ruedas les devuelve en parte la movilidad y libertad a quienes no pueden caminar. Una silla de ruedas en verdad que a la mayoría les cambia la vida mejorándola, dándoles más calidad y seguridad en la vida diaria”, dijo a Miniondas Russ Bennett, VP de Latino health Solutions de UnitedHealthcare.
En el evento, Ed Gerber, director ejecutivo de la clínica gratuita Lestonnac, recibió el donativo para pacientes de su clínica que son personas sin seguro médico y de bajos recursos. “Estas sillas pueden permanecer toda la vida con ellos pues están hechas para durar.

Pero si alguno deja de usarla porque mejora su condición de salud, entonces la pueden devolver para favorecer a más personas”, agrego Russell al señalar el impacto que la donación puede traer en la vida de las personas.

Lestonnac Free Clinic es una organización de voluntarios que trabaja con médicos y hospitales locales para satisfacer las necesidades de atención de la salud de familias de bajos ingresos o sin ingresos en la comunidad, prestando servicios de atención de la salud cruciales a los residentes subatendidos de los condados de Los Angeles, Orange y Riverside. Más información en www.lestonnacfreeclinic.org.