Más de 2,800 estudiantes latinos se graduaron de Cal-State Fullerton este año de 2013. Detrás de ese sorprendente resultado, que ha colocado a la Universidad Estatal de Fullerton en el segundo lugar en la nación en estudiantes latinos graduados, se encuentran héroes y heroínas anónimos que la National Hispanic Business Women Association en Orange County ha decidido sacar a la luz con un reconocimiento a Rosalina Davis, creadora del Torneo de Golf-Hispanic Endowment, que durante 26 años ha apoyado a jóvenes latinos a llegar y mantenerse en la Universidad.

Rosalina Davis, propietaria con su esposo Raúl del conocido restaurante Tlaquepaque en el centro histórico de la ciudad de Placentia, al norte del condado de Orange, empezó esta iniciativa hace 26 años, en 1987, para continuar la labor que ella inició años atrás, cuando trabajó por una década para la Universidad Estatal de California-Fullerton, reclutando estudiantes de las minorías: asiáticos, afroamericanos, latinos, mujeres, “para estimularlos y animarlos a ir a la Universidad”, dice Rosalina, quien fue la primera de su familia en graduarse como universitaria, y de las pocas latinas en el campus universitario de Fullerton en los años setentas.

Pero Rosalina Davis no solo abrió puertas a los latinos en la educación superior, una de sus pasiones, también en los negocios, al involucrarse con su esposo en la creación de la Asociación de Comerciantes La Placita-Santa Fe, que es parte de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, y de la que fue su presidenta en 2011, promoviendo el mejoramiento de los comercios del centro histórico de Placentia, y enfrentando el choque cultural provocado a los integrantes de una asociación de negociantes dominada por hombres anglosajones.

“He sentido la discriminación, muy fina y sutil, por ser mujer y latina, de parte de miembros de la organización de comerciantes en la Cámara de Fullerton, pero lo entiendo, sé que es miedo a lo desconocido y diferente, por eso no lo tomo personal”, dice Rosalina quien además inició en Placentia hace más de 20 años la tradición de las posadas y el “Festival del Tamal” , durante los días festivos navideños, dando juguetes a 1,500 niños de bajos recursos del área.

Y todo ello como resultado de su labor de relaciones públicas, publicidad y mercadotecnia, el área de la que es responsable en el negocio familiar del restaurante Tlaquepaque, al que llegó para quedarse un día que como estudiante universitaria deseosa de probar los sabores tradicionales de México, conoció a Raúl, el joven propietario, con quien casó cinco años después formando una sólida familia con dos hijos, Raúl Jr. y Rebecca Davis.

Rosalina Davis es una de las tres mujeres que serán reconocidas esta semana, el jueves 30 de mayo, por la National Hispanic Business Women Association, capítulo en Orange County, durante la entrega de becas a 20 estudiantes que otorga anualmente la organización. Rosalina recibe el reconocimiento a los pequeños negocios por su labor sobresaliente al ir más allá en sus esfuerzos por alcanzar a la comunidad.