¿Salimos o no salimos?

P- Tía, qué desastre, ¡¡¡ayúdame!!! Mi esposa quiere salir los domingos pero los domingos son el único día en que yo descanso y quiero estar en mi casa. Ella no me entiende y se enoja, y me dice que yo no la entiendo. Ya estoy desesperado, ¿Qué hago?

C- Mi querido desesperado, quizá te sorprenda saber que esta es una situación muy común entre parejas. La solución puede ser tan fácil o difícil como ustedes quieran porque los dos tienen razón. Ahora sí, anoten, que ahí les va la receta. Necesitan 4 tazas de comprensión, 3 de paciencia, 2 de cariño, agreguen 2 cucharadas de buen humor y una pizca de creatividad, cucharadas de buen humor y una pizca de creatividad, mezclen todo muy bien y asegúrense de que no se les eche a perder con peleas o egos, y menos que se les queme con el enojo. ¿Estoy bromeando? No, y tampoco estoy loca. Es enserio, prepárense esta receta y decídan ponerse de acuerdo. Se trata de querer convivir y de cuidar la relación, de ceder un poco y de no querer que el agua siempre vaya para su molino. Es un poco tú y un poco yo.

Dicen que querer es poder. Si de verdad buscan seguir creciendo como pareja y como familia, se puede. Si le buscan peros y peros los van a encontrar.

La receta
Ensalada del Amor
Compren una mezcla de lechugas listas para usarse, agreguen manzana picada, un aguacate picado (que este en su punto) y unas cuantas nueces. Mezclen un poco de yogurt con sal, pimienta, un chorrito de aceite de olivo y medio limón, se lo ponen a la ensalada y listo, cero complicaciones.

¿Algo así te pasa a ti?
Cuéntame o pregutna cómo le hace la Tía Lechis. Escríbeme a: latia@miniondas.com