La actriz produce esta serie original para la plataforma Netlfix

Para Salma Hayek regresar a México como productora significa un logro profesional. De visita en México para presentar Monarca, serie de Netflix que se estrenó el mes pasado, la actriz aseguró que hace tiempo intentó levantar proyectos cinematográficos en México pero se enfrentó con algunos problemas en la industria.

“Tuve unas experiencias donde traté de hacer cosas en México y aunque ya tenía una carrera importante fuera del país, sentía cierto machismo al tratar de levantar una película como mujer, como productora. El país ha avanzado muchísimo, porque sentí una gran diferencia ahora que vinimos (a realizar Monarca)”, compartió la actriz en conferencia de prensa.

La nominada al Oscar regresa como productora ejecutiva de Monarca, producción protagonizada por Irene Azuela, Juan Manuel Bernal y Osvaldo Benavides, quienes dan vida a tres hermanos que se enfrentan por el poder de un emporio dedicado a la producción del tequila y otros servicios. “En esta serie se habla de la familia y cómo se modifica a través del poder, y la ambición por llegar a tenerlo, cómo hace que la dinámicas familiares se encharquen, se enlodezcan y se manchen”, Irene Azuela, quien interpreta a Ana María. Esta producción estaba pensada originalmente para realizarse en una cadena televisiva de Estados Unidos, “sin embargo al final no llegó a entrar al aire. Y después, gracias a la apertura de Netflix, la trajimos y fue para nosotros todavía mejor, porque podíamos enfocar a esta familia solamente en México”, dijo Hayek.