El pasado año surgieron los primeros modelos de pantalla curvada, un avance que intenta ofrecer una experiencia de visualización más inmersiva y con una calidad y nitidez sobresaliente. A lo largo de esta temporada se han estandarizado, además, las pantallas OLED, una tecnología orgánica que promete una mejor retroiluminación, mejorar el brillo y contraste, además de permitir adelgazar sustancialmente los dispositivos.

Con todo, la «caja tonta» es más inteligente gracias a su posibilidad de conectarse a intenet y, para conseguir mejores resultados, los fabricantes han empezado a implementar mejores resoluciones. Este año ha empezazo a despuntar la Ultra Alta Definición, a pesar de que los operadores radioeléctricos y muchos de los contenidos no están adaptados para llegar a 3.840 x 2.160 píxeles.

Samsung ha continuado exprimiendo en este campo de los electrodomésticos y ha renovado su catálogo con importantes propuestas. Una de ellas ha sido HU8500, una televión LED de pantalla curvada con Ultra Alta Definición, que viene en tres versiones por tamaño (55, 65 y 79 pulgadas).

Este modelo incorpora la tecnología Future Ready, un módulo extraíble instalado en la parte trasera del televisor y que garantiza que se puedan añadir las novedades tecnológicas que Samsung vaya desarrollando en el futuro.