Fue a través de un comunicado de la U.S. Soccer que se dio la noticia.

La selección varonil y femenil de Estados Unidos lograron llegar a un acuerdo donde para jugadores de ambos equipos se les pagará de manera equitativa, lo que significa que los pagos a las jugadoras serían arriba de 20 millones de dólares.

«Nos complace anunciar que, dependiendo de la negociación de un nuevo contrato colectivo de trabajo, habremos resuelto nuestra disputa de larga data sobre la igualdad salarial y estaremos orgullosos de unirnos en un compromiso compartido para promover la igualdad en el fútbol», se lee dentro del comunicado.

Mediante el acuerdo, la Federación Estadounidense de Fútbol (USSF) se compromete al pago de 24 millones de dólares en bonos para equiparar a la selección varonil del país estadounidense. La federación y las mujeres anunciaron un acuerdo el martes. Las jugadoras se repartirán 22 millones de dólares, un tercio de lo que originalmente pidieron por daños, la USSF también acordó establecer un fondo de 2 millones de dólares para beneficiar a las jugadoras tras su retiro, así como esfuerzos caritativos para fomentar el crecimiento del deporte femenino.

La USSF se comprometió a proveer una tasa equitativa de pago para las selecciones femeninas y masculinas, incluyendo los bonos de la Copa Mundial, sujeto a los acuerdos de contrato colectivo con los sindicatos que representan a cada uno de los equipos por separado.