El Senado de Estados Unidos ratificó a la jueza nominada por el Presidente Donald Trump, Amy Coney Barrett, como la suplente hacia la Corte Suprema.

El nombramiento de la jueza Barrett se avaló en la Cámara Alta por 52 votos a favor y 48 en contra. La jueza Amy Coney Barret se convirtió en el juez 115ª del Tribunal Supremo, además es la quinta mujer en sentarse en una de sus butacas en los 231 años de historia de la institución.

El pasado jueves 22 de octubre, el Comité Judicial de la Cámara Alta aprobó la confirmación de Barrett para la vacante dejada por la progresista Ruth Bader Ginsburg, quien murió el mes de septiembre.