Sacude a Guatemala y el Sur de México

terremoto

Un sismo de 6,4 grados en la escala de Richter sacudió esta madrugada el sur de México y la zona fronteriza con Guatemala afectando principalmente el departamento (provincia) de San Marcos, en el altiplano occidental a las las 05:24 horas de esta madrugada (12:24, hora de España). El sismo provocó “daños moderados” en territorio guatemalteco, ha dicho en rueda de prensa el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina. De acuerdo con el Instituto de Sismología, el epicentro se ubicó al suroeste de Tapachula, en el estado mexicano de Chiapas.

Según el recuento oficial, el sismo provocó la muerte de un recién nacido en el hospital regional de San Marcos, al caer sobre su cuna el techo de la habitación. A esto se añade la muerte de una sexagenaria en Quetzaltenango, quien habría muerto como consecuencia de la impresión que el sismo le provocó. “No se ha establecido plenamente que la mujer hubiera muerto como consecuencia del temblor”, ha puntualizado el mandatario.

En México, las autoridades de Protección Civil, han reportado a dos personas fallecidas en Chiapas: la primera en la localidad de Huixtla después de que le cayera una barda y la segunda víctima murió cuando circulaba en un vehículo por el municipio de Motozintla, debido a un derrumbe de piedras registrado a la altura de la comunidad de Tolimán.

Por la mañana se había reportado la muerte de una pareja en una aldea de San Rafael pie de la Cuesta (San Marcos) en Guatemala, sin embargo, Pérez Molina ha informado que todavía no se han comprobado esos fallecimientos.

Según el reporte oficial, hasta media mañana de este lunes se contabilizan 33 personas lesionadas, entre ellas dos niños hospitalizados con fractura de fémur. También se informa de 41 viviendas con daños severos, muchas de las cuales deberán ser demolidas a la brevedad, por el peligro que significan para los vecinos.
Desde San Marcos, la región más afectada, los vecinos reportan la falta de electricidad y la suspensión del servicio de agua potable como los problemas más inmediatos. A estos suman el aislamiento de muchos municipios y aldeas, porque los derrumbes obstruyen las carreteras y caminos vecinales.

En declaraciones a la radio Emisoras Unidas, el presidente de Guatemala, Otto Pérez, se ha mostrado optimista con respecto a la atención que el Estado puede proporcionar a los afectados. “Tenemos los fondos necesarios para atender la emergencia sin recurrir a medidas extraordinarias”, ha dicho Pérez Molina quien se propone, “si el tiempo lo permite”, visitar el área a primeras horas de la tarde.