Servicios Miniondas/FarándulaUSA

El Chapo Guzmán se apasionó tanto por la protagonista de La Reina del Sur que descuidó su seguridad, se puso al descubierto y al alcance de los servicios de inteligencia mexicanos, ahora encara la extradición a los Estados Unidos

La pasión pudo más que cualquier operativo de inteligencia. Si para Pablo Escobar su debilidad fue el anhelo de entrar en la política nacional e incluso llegar a la presidencia de Colombia, en El Chapo Guzmán su caída se debe a su obsesión por la actriz Kate del Castillo, para El Chapo»La Reina del Sur».

Al menos eso se desprende de la información que las fuentes oficiales mexicanas han ido revelando, y que fue recolectada por los servicios de inteligencia mexicanos durante la persecución de recaptura del líder del Cartel de Sinaloa.

En el proceso de búsqueda del capo fugitivo (por segunda ocasión de penales de «máxima» seguridad), los agentes mexicanos descubrieron la debilidad del narcotraficante más fuerte en la actualidad: Teresa Mendoza, el sensual personaje de una mexicana que termina en España controlando el narcotráfico en la zona del Mediterráneo. Se dice que El Chapo devoraba la saga completa de la narconovela incluso rompiendo sus normas de seguridad texteando con ella. En unas de estas comunicaciones interceptadas por los agentes de seguridad mexicanos intercambiaron:

«Te cuidaré más que a mis ojos»: El Chapo a Kate del Castillo

Mezclando telenovela y realidad

“Eres lo mejor de este mundo. Te cuidaré más que a mis ojos”, le llegó a decir por mensaje cifrado a la actriz. Las respuestas de ella tampoco dejaron que desear: “Me mueve demasiado que me digas que me cuidas, jamás nadie me ha cuidado”.

Estas conversaciones, reveladas en su integridad por el diario mexicano Milenio, muestran la intimidad que alcanzaron dos seres que vivían en universos separados. Pero que entran en contacto, al menos regresando a enero de 2012 cuando Kate escribió en su cuenta de Twitter que confía más en El Chapo que en el gobierno mexicano: «No sería maravilloso que usted empezase a traficar con amor”, preguntó la actriz -que no La Reina del Sur- presa de ingenuidad.

En respuesta, El Chapo le enviaba flores ordenadas desde la prisión de máxima seguridad en el Altiplano. A partir de entonces inicia una relación llena de correos y cartas encriptadas que prosiguieron hasta su captura hace unos días.

Sabíamos que estaba loco por volver a verse con ella, y que el encuentro sería en una casa, no en la montaña. Quería seducirla como fuera». – fuente gubernamental

Fuente: Servicios seguridad gobierno de México, Democracy Now!. El País, La Jornada, bbc, Et. Alius.

Foto: Telemundo