El caso de violencia se extendió 40,2 kilómetros (25 millas) en el condado y fue tan despiadado como veloz.

En menos de una hora, el estudiante irrumpió en la vivienda de la mujer, a quien mató a tiros, antes de perpetrar los otros dos asesinatos durante intentos de robo de automóvil. El ataque a tiros contra otros vehículos se llevó a cabo sobre una autopista del sur de California, y el suicidio ocurrió cuando la policía pisaba los talones al agresor. Un conductor se vio obligado a descender de su auto BMW, mientras estaba detenido en un semáforo, subió a la acera y fue asesinado ante la mirada de testigos aterrados.

“Básicamente fue ejecutado”, dijo Anthony Bertagna, agente de la Policía de Santa Ana. “Hubo al menos seis testigos”.

El agresor, identificado como Ali Syed, era un estudiante de medio tiempo y desempleado que vivía en una casa en Ladera Ranch donde fue hallada sin vida la primera víctima, dijo el jefe de la Policía de Tustin, Scott Jordan.

El vocero del alguacil del Condado de Orange, Jim Amormino, indicó que la mujer que murió en su vivienda tenía entre 20 y 30 años y aún no ha sido identificada.

Jordan dijo que Syed dijo a una de las víctimas del robo de vehículos: “No quiero hacerte daño. Maté a alguien. Hoy es mi último día”.

El incidente comenzó a las 4:45 de la mañana, cuando las autoridades atendieron una llamada en Ladera Ranch, un tranquilo poblado aproximadamente a 88,5 kilómetros (55 millas) al sur de Los Angeles. Los policías hallaron a una mujer muerta de varios disparos.

El sospechoso empezó a disparar contra vehículos en la zona donde se interconectan la autopista Interestatal 5 y Ruta Estatal 55. Se reportó el ataque a tres personas, entre ellas una con heridas menores, dijo el teniente de la Policía de Tustin, Paul Garaven. Dos autos fueron dañados.

Cuando la camioneta se quedó sin combustible, el agresor se detuvo en el cruce de la Ruta Estatal 55 y la Avenida McFadden de Santa Ana, donde robó el BMW y mató al conductor, dijo Bertagna. Syed hizo luego otra parada en un negocio en Tustin llamado Micro Center y robó a punta de pistola otra camioneta pequeña, matando a una persona e hiriendo a otra, de acuerdo con Garaven.

Los agentes lo siguieron a Orange, una ciudad aproximadamente a ocho kilómetros (cinco millas) de distancia.

Mientras se acercaban, Syed descendió del vehículo en una transitada intersección y se suicidó de un tiro, reportó la policía.