El Dragon Endeavour, la cápsula de la compañía SpaceX llegó el pasado Domingo 31 de Mayo a la Estación Espacial Internacional (EEI) con dos astronautas de la NASA a bordo, 19 horas después de su exitoso lanzamiento desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida.

Se trata del primer vuelo espacial con humanos desde suelo estadounidense a la EEI desde que en 2011 el Atlantis realizó el último viaje de la era de los transbordardores. La cápsula Crew Dragon, que los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley bautizaron con el nombre de «Dragon Endeavour», se acopló a la EEI sin ningún problema tras una serie de maniobras de aproximación que duraron aproximadamente dos horas. La nave que llegó unos diez minutos antes de la hora prevista y completó la maniobra final de aproximación a las 10:17 hora local a la altura de la frontera norte de China con Mongolia, tras haber despegado acoplada a la punta al cohete Falcon 9 de SpaceX desde el Centro Espacial Kennedy ante millones de personas que siguieron la retransmisión en directo a través de internet.

Después de despertarse a eso de las 4:45 de la mañana Hurley y Behnken probaron la maniobrabilidad de la nave para certificar la funcionalidad del transbordador unos treinta minutos antes de atracar, tras lo cual volvieron a activar el piloto automático.

La cápsula, diseñada para atracar de forma autónoma al módulo Harmony, se unió a la EEI bajo la atenta mirada de los astronautas y de los trabajadores en la Tierra, que controlaron en todo momento la aproximación de la cápsula. Los astronautas se unirán a los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin, Ivan Vagner y al estadounidense Chris Cassidy, que viajaron a la EEI el pasado 9 de abril a bordo del transbordador Soyuz y que pasarán unos seis meses allí hasta completar su misión. Por el momento, se desconoce la duración de la misión Demo-2 que tiene como objetivo certificar la capacidad de la compañía SpaceX, fundada por Elon Musk, de realizar viajes espaciales comerciales, pero se estima que los astronautas pasen entre 6 y 16 semanas en la EEI.

Durante ese tiempo realizarán investigaciones técnicas y científicas hasta su regreso a la Tierra, que, de ser satisfactorio, supondrá el paso final antes de comenzar las misiones operacionales de la NASA apoyadas por compañías privadas.