El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, puso fin al plan migratorio conocido como DACA, que ha protegido de la deportación a 800 mil jóvenes indocumentados, informó el procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions.

«No podemos tener una política de fronteras abiertas, es algo que ha rechazado el electorado. Debemos poner un límite al número de migrantes», explicó en conferencia de prensa.
Así, la administración de Donald Trump deja el futuro de los ‘dreamers’ en manos del Congreso, que tendrá un plazo de seis meses para sacar adelante una legislación alternativa, antes de la suspensión del DACA.

Sessions dijo que como procurador general tiene el deber de combatir la ilegalidad y proteger los intereses de Estados Unidos, así como garantizar la aplicación imparcial de la ley, «según ordena nuestra Constitución».

«Eso no quiere decir que- ‘los dreamers’- sean malas personas o que nuestra nación no respeta a esas personas», puntualizó.

Afirmó que la derogación del plan asegurará económicamente las vidas de miles de personas y “enseñará a los nuevos migrantes sobre nuestro sistema para que ellos se adapten a nuestra cultura”.
«Lo que estamos haciendo es seguir el liderazgo del presidente Trump», explicó tras asegurar que las leyes migratorias deben obedecer los intereses de Estados Unidos y que el gobierno sólo busca “salvar vidas”.

“Tenemos que aplicar una ley que salve vidas y que proteja también del sufrimiento humano”, dijo el funcionario.

El procurador general explicó que éste programa repuntó la llegada ilegal de menores por la frontera sur del país y que eso ha traído consecuencias humanitarias, que perjudican a los estadunidenses y se refirió al programa como una «amnistía ilegal y unilateral».

Obama creó por decreto el DACA, que otorga un permiso de dos años, renovable, que autoriza a residir y trabajar a estos jóvenes, luego de que el Congreso no lograra aprobar una norma que contempla estos casos, la Ley DREAM, acrónimo en inglés de «Fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros».

Trump, que asumió en enero pasado determinado a cumplir sus promesas electorales de combate a toda inmigración ilegal, dijo que tratará a los «Dreamers» con un «gran corazón».

‘Dreamers’ protestan frente a la Casa Blanca

Centenares de ‘dreamers’, la mayoría mexicanos, beneficiarios del DACA fustigaron hoy frente a la Casa Blanca la inminente terminación del programa y pidieron al Congreso una solución permanente.
Alrededor de 200 migrantes y activistas llegaron a la reja frontal de la Casa Blanca momentos antes de que se oficialice el anuncio de la administración de Donald Trump sobre el futuro del programa que beneficia a casi 800 mil jóvenes indocumentados, en su mayoría mexicanos.
«La lucha apenas comienza», dijo el líder del grupo, Gustavo Torres, de la organización Casa Maryland, en alusión al hecho de que la terminación del DACA incluiría una demora de seis meses para su implementación.

Los manifestantes planean realizar una marcha al mediodía entre la Casa Blanca y la Oficina de Aduanas e Inmigración (ICE), la agencia federal a cargo de la política de deportaciones.
Protestas en varias ciudades de la nación.

Esta mañana manifestantes a favor de DACA salieron a las las calles para manifestar su descontento contra la revocación de este programa. En la ciudad de New York, incluso hubo detenidos, y hasta ahora no se sabe el número de manifestantes ni cuantos fueron arrestados. Houston también fue testigo de marchas contra la revocación de DACA.

DACA, trending topic

Tras haberse revocado el programa DACA, se volvió trending topic, ya que esta modificación a la ley suponen un gran impacto en aspectos económicos, sociales, laborales, y de derechos humanos. Así las redes sociales se volcaron en contra del procurador general de Estados Unidos, Jeff Sessions y la política anti migrante de la actual administración.

80% de los Dreamers son de origen mexicano