Entre atavíos y afeites

Modaland

El Reino del encanto

Te cuento: una amiga mía, de esas bonitas, bonitas sin hacer nada, ahora que ya no es mas una dulce mozuela anda buscando por todos lados quien le de algunos remedios para recuperar la tersura de su piel y quitar algunas arruguitas que ya se ven en su todavía hermoso y blanco rostro.

Claro, que ahora se lamenta terriblemente no haber hecho caso nunca al sabio consejo “desmaquíllate antes de acostarte”, ella cree que eso ha contribuido a que la lozanía de su rostro se este perdiendo. Eso me deja reflexionando y confirmo plenamente que el principio de la bellaza está en la limpieza.

Pixabay.com

Pixabay.com

Cariño, linda hermosa, por más que tengas sueño, flojera o que creas que no es importante, limpia tu rostro. Lava esa hermosa carita que tienes al terminar tu día y disponte entonces a hidratarla y nutrirla con esas maravillosas cremas que de seguro ya tienes.

Querida no quiero complicarte pero tienes que considerar hacer una rutina mensual, que cuando veas lo linda que quedas la vas a amar, en la que vas a hacer una limpieza profunda en la privacidad de tu casita para ver renacer tu divina piel.

Pixabay.com

Pixabay.com

Procedimiento

Primero te desmaquillas muy bien, vas a lavar tu rostro, y en seguida vas a exfoliarlo con una mezcla de azúcar con un poco de mantequilla o aceite de olivo, misma que puedes usar también para tus manos. Hazla con cuidado sin friccionar demasiado, sobre todo en las áreas más delicadas y te enjuagas con agua fría. Después vas a necesitar vapor y lo puedes obtener fácilmente poniendo agua a hervir y colocando la ollita en la mesa donde te vas a acercar, te agachas y colocas una toalla sobre tu cabeza para cubrirte por alrededor de 10 minutos. Se trata de que sientas como los poros de tu piel se abren y disfrutes este paso, no de que te quemes así que no te acerques tanto y usa una toalla grande. A continuación puedes extraer los puntos negros con algodones en las puntas de tus dedos o bien con unos objetos alargados metálicos, creados para este propósito, que tienen en las puntas unos alambritos ovalados. No maltrates tu piel, los que no quieran salir, ya lo harán más tarde. Te lavas de nuevo y viene el turno a una buena mascarilla, la puedes hacer tú con yogurt y miel para hidratar la piel y la dejas por 20 minutos. Te retiras la mascarilla con agua tibia y vas a cerrar tus poros con un tónico para este propósito y por fin colocas tu crema con suavidad y amor. ¡Ah que rico!

Pixabay.com

Pixabay.com

Ya vas a poder decir tú también como Paris Hilton, mi piel es demasiado perfecta que no necesito ponerme Botox.

Eres guapa por decisión ¡Que las guapas opinen!