Una gran parte de América Latina y Estados Unidos vivió este inusual suceso. La Tierra cubrió la Luna, creando un eclipse lunar que tiñó la luna de color naranja. Dependiendo del clima, el eclipse pudo verse en una amplia franja de los Estados Unidos. El eclipse inició a las 12.45am de este martes.