Darren Wilson, el oficial de la policía de Missouri que le quitó la vida a un menor de edad, renunció días después de que un gran jurado decidiera no ponerle cargos por la muerte del adolescente afroestadounidense desarmado Michael Brown. James Knowles, el alcalde de Ferguson, dijo que Wilson dejará la fuerza policial sin indemnización por despido.
Knowles declaró: “El administrador de la ciudad aceptó la dimisión del oficial Wilson y ya no es un empleado de la ciudad de Ferguson. No hay acuerdo de indemnización entre el oficial Wilson y la ciudad de Ferguson. La Ciudad de Ferguson no le pagará indemnización al oficial Wilson”.
Continúan las protestas contra el fallo del gran jurado y la brutalidad policial en Ferguson
La renuncia de Wilson se produce en medio de las continuas protestas en Ferguson y en todo Estados Unidos por el fallo del gran jurado. Durante la semana pasada se realizaron manifestaciones en más de cien ciudades; en la vía pública, en centros comerciales y edificios de gobierno.
El sábado, los manifestantes iniciaron una marcha de 193 kilómetros que durará siete días. Denominada “Journey for Justice” (“Viaje por la justicia”, en español), la marcha irá desde Ferguson a la ciudad de Jefferson, capital de Missouri.
El Viernes Negro también fue un día de movilizaciones, donde activistas organizaron protestas en los centros comerciales de todo Estados Unidos. En St. Louis, dos centros comerciales cerraron después de que se escenificara un simulacro de muertes en masa. En Seattle, la policía arrestó a cinco personas después de que manifestantes marcharan en dos centros comerciales.
En el centro comercial Pacific Place los activistas cerraron con cadenas dos puertas. En los Westlake Centers se realizó un simulacro de muertes en masa. En Nueva York, siete personas fueron detenidas después de una acción de Viernes Negro fuera de la emblemática tienda Macy’s.
Un día antes, otras siete personas fueron detenidas por intentar perturbar el Desfile de Acción de Gracias de Macy’s. El domingo, los manifestantes cerraron temporalmente parte de la concurrida carretera interestatal 395 que pasa a través de Washington, DC. En Oakland, los manifestantes clausuraron brevemente una estación de tren de BART, encadenándose a un tren.
Jugadores del St. Louis Rams en pose de “Manos arriba, no disparen” antes del partido
Los miembros del St. Louis Rams, un equipo que forma parte de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por su sigla en inglés), también participaron en un acto de protesta. Antes del partido de fútbol del domingo, un grupo de jugadores entró al estadio con sus manos en alto en pose de “manos arriba, no disparen”, en una muestra de solidaridad con Michael Brown. La Asociación de Oficiales de Policía de St. Louis se quejó ante la NFL y solicitó que los jugadores fueran disciplinados.