Ni la lluvia que se dejó caer en la Zona Metropolitana de Guadalajara impidió celebrar el día del cumpleaños número 473 de la Perla Tapatía.

Como en toda fiesta de cumpleaños, la música, el pastel y los invitados se hicieron presentes en la Plaza Guadalajara, donde autoridades municipales y estatales celebraron a la ciudad.

Desde temprano, la gente comenzó a hacer fila para obtener uno de los cinco mil picones y un vaso con una porción de los 300 litros de chocolate caliente que repartió el Ayuntamiento tapatío.

“Yo estoy convencido que el presente y el futuro será mucho mejor nuestro pasado que de por si es grandioso pero también estoy convencido que la única forma de que esta ciudad nos dará alegría es trabajando cada días más porque la ciudad se convierta en la casa de todos, donde nos sentamos satisfechos”, indicó el alcalde Ramiro Hernández.
Luego de partir el pastel y ser entonadas las mañanitas, se iniciaron los recorridos gratuitos en calandria.